Ventajas y desventajas de actualizarse a Windows 10

Desde hace ya unos meses, una de las preguntas que con más frecuencia me llegan es la referente a una ventanita que aparece desde una esquina de Windows, sugiriendo la instalación gratuita de Windows 10. ¿Que hago?
Y es por este motivo, por si tienes ésta y alguna duda más, por el que he escrito este tocho. Por supuesto, si ya te has instalado Windows 10 puedes ignorarlo por completo, aunque intentaré aclarar algunos aspectos adicionales.

 


VENTAJAS DE WINDOWS 10

Respecto a Windows 8, y sobre todo en sus primeras versiones (en las que para apagar el Pc era imprescindible apuntarse a un curso avanzado), tiene la ventaja de un manejo más sencillo, más a la vista y más directo: ha reaparecido el Botón de Inicio. También arranca más rápido, consume menos recursos y parece más fiable. Además, puedes activar varios escritorios, como si tuvieras varios ordenadores distintos. Se incorporarán distintas herramientas que se harán compatibles, usables y sincronizables desde cualquiera de tus dispositivos: Pc de sobremesa, tablet, móvil.

En resumen, podría decirse que es más rápido, más agradable, se adaptará al dispositivo desde el que lo manejes y podrás instalar herramientas desde la tienda de Microsoft, imitando a lo que hacen Google o Apple con sus dispositivos.

 


¿Y SI NO ME ACTUALIZO?

En principio no debería ocurrir nada. Pero caben algunos riesgos:

Programas que obliguen al cambio. Podría darse el caso de que el programa que más usas se actualizara y en su nueva versión se te comunicara que necesita Windows 10 para funcionar. Si esto ocurriera después del fin de la oferta de Microsoft, te tocaría sacar del bolsillo entre 100 € (Home) y 200 € (Professional). Éste es uno de los argumentos de más peso para acogerse a la oferta.

Periféricos que no funcionen. Es probable que si nos compramos alguna impresora o algún escaner de última generación, ya no incluya los drivers para los sistemas operativos más antiguos. Lo mismo puede ocurrir con Java, los antivirus, Chrome o Acrobat. No obstante, esto no parece demasiado inminente porque hay muchos ordenadores con Windows XP que, no sin ciertas limitaciones, aún funcionan.

 


POSIBLES DAÑOS COLATERALES

Como nada es tan bonito como parece, te detallo algunos de los escenarios en los que pasarse a Windows 10 ha supuesto algún problema; unos más grandes que otros:

No te deja ni empezar. En los ordenadores con el sistema operativo de 32 bits, nos aparece un “estamos trabajando en ello, ya le avisaremos”. En uno de nuestros ordenadores en el que lo intentamos nos salió el siguiente mensaje: “El fabricante de la tarjeta gráfica XXXX no ha previsto su funcionamiento con Windows 10, póngase en contacto con su fabricante”. Es curiosa la manera que tiene Microsoft de ver las cosas.

A veces no se instala. Después de la instalación, proceso que es muy fácil incluso para el usuario más negado, y tras consumir una mañana entera en la tarea, nos puede aparecer el mensaje “ha habido un problema en la actualización”, y la cosa se queda igual que antes de empezar. En este caso solamente hemos perdido tiempo y paciencia.

Periféricos que no funcionan. Si conseguimos instalar Windows 10, es posible que un escáner de alta gama, una impresora, una tarjeta, un adaptador de red, etc… dejen de funcionar para siempre. Los fabricantes “no han previsto su funcionamiento con Windows 10”. No hay más opciones que volver atrás y quedarnos con el sistema operativo anterior o cambiar las piezas que no funcionan.

Programas que no van. Al principio, y hasta que lo solucionaron, algunas versiones del antivirus Avast dejaron de funcionar una vez actualizado el Pc a Windows 10. Luego, los de Avast solucionaron el problema. Pero es posible que algún programa o alguna utilidad se niegue a trabajar con Windows 10. Es un riesgo a tener en cuenta antes de hacer nada.

Ni contigo ni sin tí… En un par de ocasiones han llegado a mi taller sendos ordenadores a los que la actualización a Windows 10 les había dejado K.O. Windows no arrancaba. Ninguna de las herramientas disponibles funcionó. No era ni un Windows ni otro: era un sistema carente de los archivos necesarios para sobrevivir. No hubo más remedio que rescatar los archivos de datos, formatear el disco e instalar el sistema operativo original. Éste es uno de los escenarios que puede ocurrir, aunque es muy poco probable.

 


PREGUNTAS Y RESPUESTAS

También he recopilado algunas de las preguntas más frecuentes al respecto. Son éstas:

– ¿Hasta cuándo dura la oferta de Microsoft?
Hasta el 29 de Julio de 2016. Una vez finalizado el plazo, si quieres Windows 10 tendrás que pagar.

– ¿Es un programa “Demo” y luego me harán pagar?
No, Windows 10 será tuyo y su vida finalizará con la vida del ordenador. Durante este plazo, no tendrás que pagar nada por Windows 10.

– ¿Es fácil de instalar?
Sí, es muy fácil. El proceso de instalación se encarga de todo y sólo hace unas preguntas muy fáciles. Con que aciertes a darle al botón “Siguiente”, no necesitarás de más habilidades.

– ¿Cuánto tarda en instalarse?
Es fácil que se tome una mañana entera. Se reinicia varias veces, apenas molesta, pero se toma su tiempo.

– ¿Y si no me gusta? ¿Puedo volver a Windows 7 o Windows 8?
Sí. Durante los 30 primeros días estará disponible en tu Pc una utilidad para dejarlo todo como estaba. Eso sí, es un proceso igual de largo que el proceso de actualización que quieres deshacer. También cabe la posibilidad de que todo acabe mal y te deje el ordenador fuera de servicio, aunque es poco probable.

 


CONCLUSIÓN

Si tienes previsto cambiar el ordenador en breve, no pierdas el tiempo. Pero en caso contrario, te animo a que te pases a Windows 10 para evitar el riesgo de que tengas que hacerlo forzosamente una vez transcurrido el periodo de gracia que ofrece Microsoft. Es muy probable que las nuevas impresoras y las nuevas versiones de los programas más comunes (Java, Acrobat, antivirus…) ni siquiera contemplen a Windows 7 como sistema operativo.
Eso sí, ya te hemos avisado que, tanto si te quedas como estás como si no, puedes tener algún problema.