Los peligros del correo electrónico

Si un ratón se mueve con inocencia, no dudes que un gato estará al acecho y se lo comerá. Puedo asegurarte que, bien por un despiste, bien por un momento de candor transitorio, la ingenuidad toma el control más veces de las que debería. Y a los malhechores les basta con unos segundos para destruir lo que a ti te ha costado años de trabajo.

MENSAJES NEUTRALES.
Son los mensajes que nos sentencian el futuro: “si no reenvías este email a 10 personas, te va a suceder una desgracia, mientras que si lo envías, vas a recibir una cantidad importante de dinero”. ¡Ostras! Eso da respeto. Por si acaso, tampoco cuesta tanto, lo reenvío, no vaya a ser que me explote el coche nada más darle al contacto. No obstante, ¿conoces a alguien que se haya hecho millonario reenviando este tipo de mensajes? ¿A que no? Si esto tuviera el más mínimo fundamento, llama ahora mismo a tu jefe y dile que mañana irá a trabajar Rita la cantaora en tu lugar.

En el ejemplo anterior, sea por ingenuidad, sea por superstición, no hay daño para nadie, excepto el tiempo perdido de millones de personas intentando asegurar su futuro más inmediato.

MENSAJES PERJUDICIALES.
Pasemos al siguiente grado en la escala perjudicial. A menudo se reciben correos electrónicos con el aviso de que se nos ha cargado 3.000 euros en la tarjeta de crédito. Otros mensajes nos dicen que tenemos que ir a buscar un paquete a UPS o a la oficina de correos. Algunos, que ha habido un intento de fraude en nuestra cuenta corriente y que debemos cambiar inmediatamente las contraseñas. Y otros nos comunican que tenemos una deuda.

Vemos que “el gato” juega con el mismo cebo para pillar al ratón: el miedo o la curiosidad. El miedo aturde ligeramente la razón. Y, a veces, abrimos la boca para tragarnos el cebo, el anzuelo y la caña entera.

Veamos: si el servicio de correos no ha podido entregarnos un mensaje, ¿sabe nuestro correo electrónico? ¿Desde cuándo actúa correos con tanta amabilidad? ¿Sabe UPS nuestro email? ¿Y el banco?

virus-policiaEn estos casos, habría que seguir un pequeño protocolo basado en unas sencillas preguntas:

¿Conozco a esa persona / entidad? Si la respuesta es que no (si no tenemos cuenta corriente en el Banco de Santander, por ejemplo), borrar el mensaje.

¿Conoce esa persona / entidad mi correo electrónico? Si la respuesta es que no, borrar el mensaje.

¿Figura mi nombre en el mensaje? Si la respuesta es que no, borrar el mensaje.

¿Hay datos concretos en el cuerpo del mensaje? En cualquier caso, deberían figurar todos los detalles que se nos reclama. Por ejemplo, si hemos pedido un gorro orejero a El Corte Inglés y lo estamos esperando, haremos caso de un mensaje que nos pueda enviar el Corte Inglés (siempre y cuando le hayamos facilitado nuestro email previamente) y comprobaremos que hace mención al fantástico gorro orejero que tanta ilusión nos hace ponernos.

¿Lleva el mensaje un archivo adjunto comprimido (ZIP)? No abrir jamás de los jamases este tipo de archivo ya que contiene un ejecutable camuflado que puede dejar inutilizado el ordenador. Borrar el mensaje. Si llevara un archivo PDF y el mensaje no ha sido borrado en los pasos anteriores, viene de una persona conocida y no hay nada ilógico, se puede contemplar la posibilidad de abrirlo.

ADVERTENCIA. Algunos archivos que parecen PDF pueden ser en realidad ejecutables que nos instalan un virus o un troyano para que alguien pueda manejar nuestro ordenador a su antojo desde el rincón más recóndito del planeta.

cryptorvirus

MENSAJES PELIGROSO.
En ocasiones, los mensajes no contienen ningún virus. Un desconocido está preocupado por nuestra situación y está empeñado en que nos hagamos altos, guapos y millonarios (como Cristiano, aunque no tanto). Se nos ofrece una oportunidad única con la que podremos ganar euros a raudales. Somos los elegidos. Un completo desconocido ha pensado en mí, precisamente en mí, ¡que majo él!

El caso más conocido es la llamada estafa nigeriana. Se recibe un correo en el que la hija de un alto dignatario dispone de una insultante suma de dinero que tiene que sacar del país con urgencia. El correo puede contener una narración semejante a un conmovedor culebrón televisivo, aunque mal redactado y con pésima ortografía.

Si se contesta el mensaje, la víctima será sometida a una intensa presión emocional. Al final, deberá enviar cierta cantidad de dinero en concepto de gastos por trámites, o incluso se le invitará a ir a un lejano país, en el que suele esperarle un secuestro o incluso algo peor.

ACTIVAR EL SENTIDO COMÚN.
Como en todo, el sentido común debería estar presente en nuestros actos. Nadie regala nada, nadie vende su barita mágica para ser irresistiblemente atractivo, ni nadie propaga una forma eficaz de ganar dinero. En resumen, evitar (y borrar) todo lo que se escape de la lógica. Y más, cuando venga de un desconocido. Como complemento, se sugiere un buen antivirus.

Y, por supuesto, te recomendamos que hagas copias de seguridad.

 

FOTOS:
https://www.flickr.com/photos/48321643@N00/82027206

 

 

 

 

HAZ QUE TU PC TRABAJE MÁS Y MEJOR PARA TI.

Apúntate y descubrirás cómo conseguirlo.