La Ley de Murphy y la informática

La Ley de Murphy ya es fiable de por sí. Sus principios se cumplen en cualquiera de los ámbitos en los que interviene. Pero si en alguno de ellos es especialmente riguroso, escrupulosamente perfecto y detestablemente eficaz es, sin duda, en el campo de la informática.

Así, Internet fallará el día en el que tengamos que presentar el IVA. O si cortamos un cable porque es demasiado largo, nos quedará demasiado corto. Y si nos cae un tornillo al suelo, desaparecerá para siempre. O si cae dentro del Pc provocará un cortocircuito irremediable. Cuando actualicemos un programa, tendremos más fallos y menos prestaciones que antes. En fin, que “si lo tocas, lo estropearás”.

Hemos recopilado unas cuantas de estas leyes. Algunas se han inspirado en otras. Otras, las hemos copiado y pegado directamente. Pero las más, son fruto de la propia experiencia. Disfrútalas o padécelas lo mejor posible.

*******

  • Bill Gates jamás subiría a un avión controlado por un programa de Microsoft.
  • La ayuda de Windows nunca te llevará a la solución del problema.

  • Los programas informáticos se cuelgan en los momentos más críticos.

  • Si los cables se pueden conectar de dos o más formas diferentes, la primera que pruebes es la que causa más daños.

  • Si dispones de un completo manual de usuario, no lo necesitarás.

  • Los antivirus causan más problemas que los propios virus.

  • Aunque haya sido fácil de desembalar, volverlo a embalar será imposible.

  • Siempre queda algún virus que se multiplicará rápidamente.

  • Un programa informático hace lo que le dices, no lo que quieres que haga.

  • Ningún programa es tan fácil como parece.

  • Cualquier programa acabado es obsoleto antes de ejecutarse por primera vez en un ordenador.

  • Si un programa es útil, tendrá que ser modificado.

  • Si un programa es inútil, tendrá que ser documentado.

  • No importa la capacidad del disco duro; la información se expandirá hasta llenarlo por completo.

  • Hasta que un programa no se haya distribuido durante 6 meses, no se descubrirá el error más nefasto.

  • La complejidad de un programa aumenta hasta exceder la capacidad del programador.

  • Cualquier cable que hagas hacer a medida, quedará corto.

  • Si un programa funciona a la primera, jamás lo vas a necesitar.

  • Del archivo más importante nunca hay copia de seguridad.

  • El programa informático nunca es del agrado del jefe.

  • Si un ordenador funciona correctamente, es que tiene algún componente defectuoso.

  • El corrector ortográfico de tu procesador de textos se saltará siempre las faltas más garrafales.

  • Si se ha de ir la luz, se irá cuando estés desfragmentando el disco duro.

  • Un fusible de 10 céntimos siempre tiene un ordenador de varios miles de euros que lo protege.

  • La mancha que estás limpiando está al otro lado del cristal del monitor.

  • Si es verde o se retuerce, es Biología. Si apesta, es Química. Si no funciona, es Física. Si es incomprensible, es Matemáticas. Si no tiene sentido, es Filosofía. Y si tienes que pararlo y volverlo a encender, es informática.

  • El programa de diagnósticos se quedará colgado aún cuando el Pc funcione perfectamente.

  • Un fusible ultra rápido se fundirá después de que se haya fundido el ordenador al que protegía.

  • Si invitas a alguien a jugar contigo, te ganará.

  • Cualquier cosa que dependa de la fiabilidad informática, no es fiable.

  • Si los constructores edificaran de la misma manera que los programadores hacen programas, cualquier pájaro carpintero acabaría con la civilización.

  • Si desmontas un potente ordenador el suficiente número de veces, te encontrarás con dos artilugios totalmente inútiles.

  • Un vago encontrará la forma de simplificar un programa demasiado complicado.

  • Un ordenador extremadamente caro protegerá al fusible con una explosión autodestructiva.

  • Un usuario informático nunca sabe lo que quiere de un programa, pero siempre sabe lo que no quiere.

  • La ingeniería de diseño consiste en ponerle las cosas difíciles al fabricante, imposibles a los técnicos e inútiles a los usuarios.

  • Si hay tres posibilidades de conectar los cables de un aparato, la primera fundirá la instalación eléctrica del edificio, la segunda, al propio aparato. Para cuando consigas llegar al punto de partida, no te acordarás de la tercera posibilidad.

  • Un aparato multiuso no sirve para ninguna de sus funciones.

  • Cuando se ha detectado y corregido un error, se descubre que no era un error.

  • Cuando intentes demostrar al técnico que una impresora no funciona, funcionará.

  • Los sellos que no se pegan en el sobre no podrás despegarlos del centro de la pantalla de tu ordenador.

  • Todas las averías coinciden con las vacaciones del servicio técnico.

  • Las variables no variarán y las constantes no tendrán un valor fijo en la ejecución de cualquier proceso.

  • Un error tuyo es información para tus compañeros de trabajo.

  • El técnico de reparaciones quedará asombrado al ver tu aparato, al que tendrás que explicar cómo se pone en marcha.

  • Si una fotocopiadora enloquece y hace 180 copias, únicamente lo hará cuando trates de fotocopiar una documento personal.

  • El correo basura siempre llega con la máxima fiabilidad.

  • Errar es humano, pero, para liar las cosas de verdad, hace falta un ordenador.

  • El software de seguridad destruirá al resto de programas.

  • La complejidad del programa aumenta hasta que excede la capacidad del usuario.

  • Cualquier fallo o avería habrá sido provocada por el personal de limpieza.

  • El circuito de protección destruirá al resto de componentes.