¿Es caro el correo electrónico de calidad?

Si se nos impidiera utilizar el email, seguramente no podríamos dar continuidad a nuestra actividad profesional. 

Como en todas las herramientas, las hay mejores y peores. Pero, en general, las empresas aprecian que el hecho de enviar un correo electrónico les salga prácticamente gratis. Sin embargo, la mayoría de los servidores de correo (el que viene con el hosting que aloja nuestra web), conllevan ciertos problemas que salen más caros de lo nos hemos ahorrado:

Algunos correos no llegan a sus destinatarios.

Para entender eso deberíamos saber los criterios que utilizan los filtros anti-spam de los servidores. Pero, en definitiva, miden una serie de parámetros. Uno de los que más peso tiene es la reputación del servidor que envía el mensaje. En este sentido, nadie se atreve a toserle a un mensaje que llega de Microsoft o de Google. Todos los demás tienen que demostrar su valía. 

Los virus modernos arrasan con todo

Y estos virus suelen llegar por correo electrónico. Muchas empresas han sido alcanzadas por alguna variedad del virus Ransomware. Estos virus encriptan los ficheros del ordenador infectado y los dejan inservibles. Nadie puede abrir sus hojas de cálculo o su programa de contabilidad. Pero no sólo eso: estos mismos virus están programados para infectar a todos los ordenadores conectados en la misma red e incluso a los discos que guardan las copias de seguridad. 

Muchas empresas se han quedado sin un solo dato. Eso sí: se han ahorrado un poco de dinero. 

Pues bien, ése es el peligro del correo electrónico “normal”. Sin embargo, es muy difícil que a Microsoft le “cuelen” uno de estos virus. Y, aunque nada es imposible, los problemas relacionados con los virus tienden a desaparecer en el correo electrónico de Microsoft. 

“Pirateo” de la cuenta 

No es nada extraño. En efecto, algunos “espabilados” logran capturar la contraseña de las cuentas de correo electrónico de muchas empresas. Con esos datos, los delincuentes están al corriente de nuestros mensajes. Y cuando detectan que una compra importante está pendiente de una transferencia…¡zas! Se hacen pasar por el proveedor, informan al comprador con unos datos bancarios falsos, se embolsan el importe de la transferencia, desaparecen, y buscan más incautos. 

Un correo profesional tiene una protección que, en la práctica, sólo puede saltarse con una pistola en la sien del propietario.

Listas negras

Más o menos relacionado con lo anterior, hay tipos que se lo pasan bien pirateando cuentas de correo electrónico para enviar publicidad de cualquier cosa a millones de destinatarios. Si te ocurre eso, disfrutarás de la gentileza  de tener el dominio registrado en una lista negra. O en decenas de ellas. 

Y ahí están los filtros anti-spam: cuando reciben un correo, verifican si el servidor (el que ha enviado el correo) está incluido en alguna de esas listas. Si lo está, el correo es rechazado: ese correo jamás llegará a su destinatario.

Es prácticamente imposible que alguien incluya a los servidores de Microsoft o a los de Google en alguna lista negra.

Sincronización perfecta

La ventaja de los servicios más avanzados de correo electrónico es que, en realidad, los mensajes están en la nube. 

Muchos le temen a “la nube”, pero todos formamos parte de ella desde el momento en que estamos conectados a Internet. Sin embargo, los datos están muchísimo más seguros en los servidores de las grandes compañías (Microsoft, Google o Amazon) que en nuestro Pc. 

Al estar en la nube, podemos acceder desde cualquier ordenador o dispositivo. Por ejemplo, desde nuestro móvil. Y si desde el móvil enviamos un mensaje, lo veremos en nuestro Pc. Y si lo borramos, quedará borrado en todos los dispositivos que utilicemos para gestionar el correo electrónico. Repetir una misma tarea (borrar el mismo mensaje 3 veces) es tan improductivo como absurdo.

¿Y si el ordenador no arranca?

Estás esperando el pedido más importante del año y no hay manera de consultar un solo email. Sin embargo, con el correo de Microsoft podrás acceder por web a tus mensajes: estarán todos ahí. De hecho, es la mejor opción. Ni siquiera consume recursos de tu ordenador. Puedes conectarte desde cualquier ordenador y desde cualquier lugar del mundo. La comodidad y la seguridad que esto ofrece justifica de sobra la pequeña cuota que te piden a cambio.

Pérdida de datos

Si todo tu correo está únicamente en tu ordenador, y si eres de los que hace copias de seguridad cuando tienes tiempo (es decir, nunca o jamás), ¿qué va a pasar con todos tus mensajes y contactos si “casca” el disco duro? ¿Y si un virus lo borra todo? Esta posibilidad es prácticamente nula si usas el correo electrónico profesional que te proponemos. Si algo pasara en tu ordenador, tu correo quedaría intacto y accesible al instante desde cualquier otro ordenador o dispositivo móvil. 

Tranquilidad

¿Que precio le ponemos a la tranquilidad? ¿Cuánto vale saber que tus correos son entregados en su totalidad? ¿Cuánto pagarías por recuperar todos tus mensajes si alguna vez se perdieran? Nosotros, hace ya muchos años, utilizamos un servicio de correo electrónico profesional. Y te podemos garantizar que los problemas se han reducido a cero. Sin virus, sin hackers, sin pérdidas de datos, sabiendo que todos nuestros mensajes llegan a su destino. ¿Qué precio le ponemos a todo eso? ¿Son caras las cuotas? ¿O es más caro apostar cada día a que el correo que escribo va a llegar, a que no me entrará un virus, a que mi disco duro va a aguantar un día más sin estropearse…?