Cuenta de email que expira en 10 minutos

Ya casi cualquier banalidad por Internet nos obliga a dejar nuestro email. Pongamos que no nos gustan ni los perros ni los gatos. Pero llega el día en que concluimos regalar un fantástico chaleco para perros.

Evidentemente, no es para nosotros, sino para un buen amigo o un familiar. Sabemos (o al menos creemos), que le hará feliz, que se le iluminará la cara viendo aún más feliz a su perrito luciendo la última moda. Será la envidia de todos los perros vecinos y de sus respectivos dueños.

Compramos el chalequito y, claro, nos obligan a dejar todos nuestros datos. Y el email, especialmente nuestro email. A cambio, recibiremos un completo tratado sobre la legalidad vigente acerca de la protección de datos personales. Y la advertencia de que haber pasado por la web tiene consecuencias.

Luego ocurre que, durante el resto de nuestra existencia, recibiremos centenares de promociones para tener contento a nuestro inexistente chucho. Nos queda la opción de borrarnos (cosa que no siempre es efectiva), pero tenemos cosas más importantes que hacer.

Con lo fácil que sería cambiar el “si quieres esto, o nos dejas tu email o no te lo damos” por el “si nos dejas tu email, te lo agradeceremos”. Es el viejo método del palo y la zanahoria adaptado al mundo digital.

Si crees que la obligación de dejar tu correo electrónico es un abuso, puedes utilizar una fantástica herramienta: se trata de un sitio web que, nada más entrar (si mediar ni un clic), te crea una cuenta de correo electrónico que se autodestruye (sin mediar ni otro clic) en 10 minutos. Podemos facilitarla a quien nos obligue a dejar un email si queremos conseguir, por ejemplo, un sencillo PDF.

Nos dará tiempo de sobra para confirmar nuestro email. Y quien se lo ha quedado enviará, a partir de esos 10 minutos, mensajes al viento.

El sitio web es https://10minutemail.com