Cómo conseguir que tu portátil sea más rápido

Ya hace tiempo que le cuesta arrancar. Pueden pasar 20 minutos hasta que el ratón despierte de su letargo y empiece a moverse. Es como si le afectara la edad.


Es el disco duro…

…al menos en la mayoría de los casos. Es curioso, pero con el tiempo un ordenador acumula lentitud, como pasa con los humanos.

La capa magnética, en la que se graban los datos, se va deteriorando con el uso. El cabezal tiene que hacer más reintentos de lectura y acaba “recolocando” los datos en sectores libres. Pero, claro, tiene que “consultar en una tabla” dónde los dejó cada vez que los necesita.

El disco duro se vuelve literalmente loco buscando los datos recolocados. De ahí ese resoplido, esa actividad frenética para sumar 2+2 en una hoja de cálculo. Cosa que no siempre acaba bien.


La propuesta

Se trata, pues, de conseguir que el portátil funcione con agilidad, que no nos haga perder tiempo y que, todo ello, se consiga con el mínimo coste posible.

Descartamos soluciones a medias, como limpiar un poco los archivos o desfragmentar el disco duro. Buscamos un cambio realmente notable. Nuestra porpuesta es cambiar el viejo disco duro por uno SSD.


Discos SSD: su velocidad te sorprenderá

Los discos duros SSD son, en realidad, chips de memoria que guardan la información. No tienen nada mecánico. Por eso pueden hacer su trabajo unas 10 veces más rápido que los discos duros tradicionales.

La memoria RAM deja su protagonismo a un lado porque el disco duro responde de inmediato. Así, con menos RAM se puede conseguir una excelente velocidad de crucero.

Sin embargo, y por experiencia, en portátiles muy básicos y antiguos, no se obtiene un rendimiento óptimo. También es cierto que todos los problemas de software se traspasarán al nuevo disco.


Sin tener que instalar nada

Todo quedará exactamente igual que antes de cambiar el disco duro. Haremos una copia imagen. Así, todos tus programas, datos y configuraciones pasarán al nuevo disco. Más comodidad, imposible.

O, si lo prefieres, podemos instalar el sistema operativo desde cero. En este caso, el traspaso de datos tiene un pequeño coste adicional.


Sobre el coste

Te detallamos las dos opciones más razonables, dejando de lado los discos duros de 128 Gb por ser demasiado pequeños, y los de 1 Tb por demasiado caros.


Un rendimiento superior a muchos portátiles nuevos

Tal vez pienses que, por un poco más, puedes encontrar portátiles más potentes. Pero muchos, si no están equipados con un disco SSD, estarán jugando en una división inferior. Un portátil con un procesador i3 y 4 Gb de RAM vuela.